Las arrugas, una visión personal

 Mi visión personal sobre las arrugas es que son bastante promiscuas, ya que llegan a estar con todos,
Siempre llegan inesperadamente, nunca llaman antes para avisar de su visita.
Nos levantamos de la cama una mañana…vamos al aseo, nos lavamos la cara y al secarnos nos miramos al espejo; AHHHHH!!! Me ha salido una arruga ¡!!
Pero fijaros, no se queda solo en un susto, no,….el corazón nos late a mil por hora, nos metemos en los vaqueros sin darnos cuenta, nos colocamos una camiseta, una zapatillas y como no, unas gafas de sol para tapar la recién llegada arruga y corremos a la farmacia a gastarnos 100€ en cremas y potingues en los que en alguna ocasión dijimos no creer, volvemos a casa a la velocidad del rayo,  y nos embadurnamos la cara con los productos recién comprados.
Pero….no solo las personas tienen arrugas con el paso de los años, los arboles, a medida que pasa el tiempo, también van creciendo, se hacen más grandes, les salen más ramas, mas hojas, el tronco se vuelve grueso y fuerte y su corteza es mucho más gorda, áspera y arrugada,  y nosotros las personas cuando los contemplamos decimos; OHHH, que árbol más bonito, que grande y frondoso y pensamos en las historias que el árbol podría contarnos, quizá una historia de amor entre campesinos, quizá una batalla en tiempos de guerra o quizá un horrible incendio, pero jamás pensamos en las arrugas de su corteza.
Pues bien, cuando vemos arrugas en los ojos de alguien, no pensamos que son marcas de expresión de una persona alegre, que ríe mucho y que con un gesto nos lo dice todo, no, pensamos en lo vieja que esta, en que tiene la cara llena de arrugas, sin embargo, si esas arrugas hablaran también podrían contarnos fabulosas historias como lo haría el árbol.
Las arrugas no son más que signos de vida, de experiencia, de sabiduría y de madurez,
Por lo tanto, para mí, la arruga es bella, solo hay que saber compartir la vida con ella.

Entradas populares